1. Ten un plan de negocios sólido 

La planificación juega un papel crucial en el éxito de cualquier negocio. Un plan de negocios es un buen lugar para comenzar: define sus pros y cons, lo que ofrece y cómo es único. El modelo de las 5 fuerzas de Porter te puede ayudar. Además, trate de prepararse mental para cualquier cosa que pueda salir mal y cómo lo manejaría. Por ejemplo ¿Qué pasa si los clientes te pagan un mes tarde? ¿O un proveedor de confianza quiebra? 

2. Prepárese para los desafíos financieros, sea frugal

Para la mayora de empresas al inicio el flujo de efectivo es, con mucho, su mayor desafío. Sea creativo con la forma de reducir sus gastos generales. Puede ofrecer a los clientes un descuento o incentivo si paga por adelantado.

Resista la tentación de derrochar en oficinas lujosas, equipos costosos y marketing exagerado. El sustento de su empresa depende de lo que hay en su billetera, por lo que cada centavo debe verificarse cinco veces. Hagas lo que hagas, ten cuidado con las deudas: esta es una de las mayores causas de muerte del éxito de las pequeñas empresas. 

3. Ten un mentor de confianza

Puede ser un miembro de la familia, un exjefe o colega o incluso una fuente o blog en línea de confianza. Un mentor es una caja de resonancia invaluable: alguien que ha estado donde usted está; alguien con quien pueda tener controles regulares y sin prejuicios. Los mentores tienen un impacto significativamente positivo en sus negocios. 

4. Marketing con un presupuesto reducido 

La comercialización de su nuevo negocio es extremadamente importante, pero no tiene por qué costarle mucha. Las redes sociales son tus amigas: crear la página de tu empresa en Facebook e Instagram, es gratis y te ayudará a posicionarte en las búsquedas en línea. También lo es enviar la URL de su sitio web a motores de búsqueda como Google.

También esté atento a los grupos comunitarios de Facebook: algunos requerirán una pequeña tarifa de publicidad, mientras que otros le permitirán anunciar su negocio en ciertos días de la semana. La conclusión con el marketing es probar cualquier cosa y todo. No sabrás lo que funcionará para ti hasta que lo pruebes.  

5. Forma un equipo que comparta tu visión

Es simple: las grandes personas hacen una gran empresa. A medida que su negocio crece, es posible que necesite contratar personal. En primer lugar, tómese el tiempo para entrevistar a las personas a fondo para asegurarse de que se ajusten a su cultura y compartan sus valores. En segundo lugar, puede ser difícil dejarlo ir, pero es importante aprender a delegar tareas. Finalmente, no esperes que las personas sean tus clones. Esté abierto a nuevas opiniones y sugerencias. Siempre es bueno obtener nuevas perspectivas sobre las viejas formas de trabajar. 

6. Nunca dejes de aprender

Comenzar tu propio negocio es un proceso constante de crecimiento y aprendizaje. Es importante enriquecerse con habilidades tanto prácticas como emocionales. Eche un vistazo a los recursos de aprendizaje en línea gratuitos o de bajo costo, como Hubspot Academy o Udemy. Si viaja mucho, los podcasts y cosas como las charlas TED son excelentes formas de inspirarse y educarse.

En alguna ocasión le preguntaron a Warren Buffet “¿Qué debo hacer para convertirme en un gran inversionista?” La respuesta de Buffett fue: “Lee todo lo que puedas”.

7. Cuida la salud

El espíritu empresarial es un estilo de vida: los días de 9 a 5 han terminado. Eso no quiere decir que debas trabajar tú mismo en el suelo. Haz ejercicio regularmente, come saludablemente y encuentra tiempo para relajarte o terminarás siendo menos productivo. Trabajar en sus habilidades de administración del tiempo lo ayudará a liberar suficiente tiempo en su día para pasarlo con sus seres queridos.